Nuestro camino de Santiago. Etapa 7 Arzua-Pedrouzo (21 Km)

Reportajes, Viajes

Nos habían hablado muy mal de Arzua. Nos habían comentado que era un pueblo sin más y sin ningún encanto. Es cierto que encanto no tiene mucho pero es un pueblo acogedor y con todos los servicios cosa que se en determinados momentos se agradece. Por ejemplo, nosotros  aprovechamos para acudir a una tienda de una conocida compañía de telefonía móvil a solucionar un pequeño problema que habíamos tenido con uno de nuestros teléfonos.

Patricia, Gema y ... en el Camino de Santiago

Una avenida grande por donde transcurre el camino parte el pueblo. En esta avenida, a unos 5 minutos del albergue público, encontramos el supermercado donde volvimos a hacer una pequeña compra para cenar y poder hacernos un bocadillo para almorzar al día siguiente. Por la tarde, nos sentamos en una terraza de un bar que también está cerca del albergue público en un parque en el que pasamos un rato muy agradable.

La etapa hasta Pedrouzo transcurrió muy tranquila y muy animada. Conocimos nada más empezara a una encantadora pareja de Málaga de la que ya no nos separamos hasta llegar a Santiago. Con una buena conversación el camino se hace mucho más ameno, los dolores parece que desaparecen por lo menos de la cabeza. Una de las cosas que no me gustaron de la etapa fue que el camino en dos ocasiones cruza una autovía con bastante tráfico. Uno de los cruces además está situado en un cambio de rasante. Me pareció inaudito que el Camino de Santiago cruzase por aquel lugar tan peligroso. Seguro que hay alternativas para evitar esta circunstancia.

El Canimo de Santiago cruza una autovía

Uno de los dos cruces del Camino por la autovía.

La llegada a Pedrouzo también es particular. El camino hay un momento en el que cruza otra carretera grande. Si quieres continuar, hay gente que sigue hasta el monte Gozo, a sólo 5 kilómetros de Santiago, tienes que cruzar. Si te vas a quedar aquí, como fue nuestro caso, hay que girar a la izquierda y subir por la carretera. El albergue público, de los más grandes de todo el camino, también de los más antiguos, queda a la parte izquierda de la carretera según se sube. Al lado de un supermercado.

Nuestro Camino de Santiago. Etapa 6 Melide-Arzua (15km)

Viajes

Nos vino muy bien la primera de las dos etapas de “descanso”, si a descansar se le puede llamar levantarse a las 6 de la mañana para hacer 15 kilómetros a pie, que planificamos sobre la marcha. Como comentamos en la entrada anterior, estando en Palas de Rey, comentamos con un grupo con los que llevábamos coincidiendo durante las etapas previas si hacer dos etapas de 15 kilómetros (PalasMelide y MelideArzua) o hacer una sola de 30. Hacer una sola suponía caminar mañana y tarde con lo que las posibilidades de poder encontrar plaza en el albergue público se reducía bastante. No teníamos prisa, planificamos desde el principio un día extra por si acaso. Las etapas de 24 kilómetros nos habían costado mucho con lo que decidimos hacer dos y así poder disfrutar un poco más del Camino.

Camino de Santiago

A la hora habitual nos levantamos y desayunamos en una cafetería muy próxima al albergue público. Habíamos descansado bien. La noche anterior caímos rendidos en la cama. No pudimos dormir la siesta después de comer porque nuestros compañeros de habitación decidieron pasar el rato voceando. Melide es un pueblo acogedor, el paseo de la tarde anterior fue muy agradable. Existe incluso una zona de bares en la que tomarse unas cañas a media tarde. Esa noche rompimos nuestra tradición de cenar algo ligero comprado en el supermecado. Nos apetecía un plato de pasta pero no encontramos ninguna pizzería. Nos conformamos con dos bocadillos de lomo. Mientras cenábamos un grupo de unas 20 personas mayores redondeaban su tarde con un café con leche. Venían de bailar toda la tarde nos comentó el camarero.

El recorrido de ese día fue duro. Los dolores en la planta del pie continuaban aunque con menor intensidad que el día anterior. A pesar de ser corta, el perfil de la etapa es muy cambiante, en ciclismo se diría terreno rompepiernas. Hablando de bicicletas me llamó la atención que el itinerario del Camino de Santiago cambia en los terrenos dificultosos, sobre todo las subidas, si vas en bicicleta. Por momentos, si vas a pie hay que llevar cuidado en las bajadas porque aquí sí que coinciden los dos itinerarios y hay algunas bicicletas que bajan a gran velocidad. La mayoría van con una bocina y van avisando de su presencia.

Camino de Santiago

En la última parte de la etapa, ya en término municipal de Arzua, existen varias zonas para poder parar a almorzar. Alrededor de las 11 de la mañana llegamos al albergue público de Arzua. Ya había gente haciendo cola para coger sitio. Contamos las mochilas y vimos que si que íbamos a tener cama para esa noche. Creo que lo he explicado en algún post anterior pero hay que tener muy en cuenta el número de plazas de los albergues públicos porque son los que primero se llenan. Son los más baratos y la mayoría están muy bien. La gente cuando llega, si no está abierto todavía (abren a las 13h) deja la mochila en la puerta. Las mochilas se colocan una detrás de la otra. Así es fácil cuando llegas a un albergue contar las mochilas que tienes delante. Cada una es una persona así sabrás si vas a tener sitio para quedarse esa noche allí o tienes que buscar otro lugar.

Estando en la puerta del albergue esperando a que abrieran, conocimos a un grupo de valencianos que ya esperaban cuando llegamos. Nos contaron que habían salido a las 6 de la mañana. No lo veo necesario, es una lástima hacer la mitad de cada etapa de noche porque te pierdes los fantásticos paisajes que se pueden contemplar durante el recorrido. Uno de ellos además nos contó que había tropezado y se había caído al suelo por la falta de luz. El motivo por el que lo hacían era para asegurarse sitio para dormir en los albergues públicos.

Nuestro Camino de Santiago. Etapa 5 Palas del Rey – Melide (14 km)

Viajes

Y al cuarto día de aventura apareció la lluvia. Como comentaba en el capítulo anterior, el tiempo nos dio una tregua durante la caminata, fue casi como si estuviera esperando a que llegáramos a nuestro destino para comenzar a llover.  No fue una lluvia intensa pero si persistente ya que se mantuvo durante toda la tarde. El albergue de Palas de Rey en el que nos hospedamos está situado en una zona de recreo en la que encontramos un gran parque, una piscina, un hotel y un campo de fútbol. Como no había mucho más donde elegir si no queríamos andar más comimos en el restaurante del Hotel la Cabaña. La comida fue por cierto fue bastante discreta y servida por el típico camarero con ganas de agradar que se cree que tiene gracia y … vamos que no la tiene. Después de seis horas de paliza sólo quieres comer tranquilo y descansar. En la mesa de al lado reponía fuerzas un matrimonio que llegó poco después que nosotros. Se les veía mucho más enteros, a nosotros se nos empezaba a notar el cansancio acumulado.

Tras la siesta nos decidimos a estrenar nuestro chubasquero para acercarnos al pueblo en busca de algo para cenar. Un peregrino gallego con el que coincidimos durante los últimos tres días nos habló de un bar en la entrada del pueblo en el que hacían unas pizzas que estaban muy buenas. Con las piernas todavía agarrotadas del esfuerzo de la mañana salimos hacia Palas. Encontramos el restaurante pero … no abrían la cocina hasta las siete. Aprovechamos el rato que nos daba el descanso del personal de cocina de ese bareto para acercarnos al supermercado y comprar una botella de vino. –Coged este, está muy bueno, yo me lo llevo mucho a casa para tomarlo con mi familia, nos dijo la cajera. Hay que ver que amable es la gente aquí, pensé yo. Compramos el vino y cuatro cosas más y enfilamos camino hacia la pizzería. Todavía era pronto así que esperamos dentro tomando una cerveza y observando como un grupo de lugareños jugaba una partida de cartas. En la televisión se podía ver la maratón de las Olimpiadas de Londres y, a pesar de que en la calle hacía fresco, en el interior del bar hacía calor, el ambiente era denso. Pagamos la pizza y las dos Estrellas Galicia, allí no se toma otra cerveza, y nos marchamos al albergue.

Antes de llegar nos topamos con una sorpresa. Nos encontramos a Alicia, una mujer de Huesca que viajaba con su familia. Compartimos con ella la primera etapa pero le habíamos perdido la pista desde entonces. Nos contó que sus hijo se habían sentido indigestos al día siguiente de conocernos y que por eso iban un poco más lentos de lo previsto. Les deseamos suerte y buen camino. No los volvimos a ver.

Llegamos al albergue y la gente ya se disponía a preparase la cena. El alojamiento estaba bien preparado dos grandes habitaciones y una cocina moderna. Nos servimos dos copitas de vino en nuestros vasos de plástico y disfrutamos de un cigarro en el porche del albergue viendo la lluvia caer antes de hincarle el diente a la pizza. Fuimos los primeros en entrar al comedor pero no se tardó en llenar. Al grupo en el que iba el chico gallego que nos recomendó la pizza pronto se les unió otro de sevillanos que pronto se hicieron de notar. – Juaniiitooo, Juaniiitooo le cantaban a un peregrino japonés que cenaba en nuestra mesa. No logré saber porque le llamaban así pero era inevitable partirse de risa al escuchar aquello. Al colega japonés parece que tampoco le importaba, es más sonreía cada vez que se lo gritaban.

Durante la sobremesa comenzamos a charlar con ellos. Nos contaron la infraestructura que llevaban montada para poder caminar sin mochilas. Llevaban dos coches uno que dejaban en el lugar donde dormían y donde dejaban las mochilas y otro que el día anterior habían dejado en el pueblo donde iban a dormir al día siguiente. Nos enseñaron los pies. Uno llevaba una ampolla brutal que le rodeaba todo el talón. Es importante no llevar un calzado de montaña demasiado rígido, si sirve, nosotros llevábamos zapatillas de running reforzadas y no tuvimos que lamentar ninguna herida en los pies. En un momento se creo un clima especial de tertulia. El gallego nos contó que era de Vigo pero que durante mucho tempo estuvo fuera de su ciudad por trabajo y que le encantaban los coches antiguos. Nos enseño fotos de algunos que había restaurado él mismo y la verdad es que le habían quedado muy bien.

Fue también un momento nostálgico. Ellos iban a llegar a Arzúa el día siguiente, nosotros teníamos decidido quedarnos en Melide por lo que no nos volveríamos a ver durante el Camino. Por un momento dudamos en hacer la etapa entera pero nos parecía demasiado para nuestras piernas, 30 kilómetros podían dejarnos fuera de combate. Seguía lloviendo y hablando, hablando se nos hicieron las diez de la noche, hora de acostarse.

Todo estaba planeado para que esta y la siguiente fueran dos etapas tranquilas para recuperar y afrontar con fuerza los últimos dos días. Sin embargo, no fueron tanto. Me levanté con un fuerte dolor en la planta del pie que me acompañó durante todo el día. Decidimos desayunar en Palas, encontramos cerca de la iglesia una cafetería abierta. No había mucha gente pero sólo una persona sirviendo cafés. Tardamos bastante. Menos mal que no nos importaba demasiado la etapa iba a ser corta.

Nada más salir de Palas del Rey nos encontramos al matrimonio con el que habíamos compartido comedor el día anterior. Resultó ser una pareja de Madrid dedicada al negocio de la hostelería. Comenzamos a charlar y a compartir la etapa. Me había tomado un ibuprofeno pero el dolor en el pie era cada vez más fuerte. En varias ocasiones estuve a punto de cortar la conversación y parar. Me sabía mal hacerles esperar con lo que les habría dicho que continuaran sin nosotros. Pensé que quizá les parecía una escusa para deshacernos de ellos. El calmante fue poco a poco haciendo su efecto y la animada conversación ayudaba a que el pie doliera menos o a no pensar en ello. Es lo bueno que tiene el Camino de Santiago conoces a alguien y a las dos horas parece que sea amigo de toda la vida.

El día era gris pero no llovía. Y menos mal que no lo hacía, el día anterior habíamos comprobado que con los chubasqueros podíamos pasar mucho calor. El paisaje por momentos no era como para disfrutarlo, había varios tramos en los que hay que circular por carretera. Eso sí pasamos por varios pueblos bastante pintorescos, sobretodo el último antes de llegar a Melide. Sólo tres horas y media después de salir de Palas habíamos llegado a nuestro destino. Ahora tocaba buscar el restaurante Ezequiel para comer un buen plato de pulpo A Feria para almorzar.

Nuestro Camino de Santiago. Etapa 4 Portomarín – Palas del Rey (22 km)

Viajes

Portomarín puede ser el pueblo más bonito en el que hicimos noche durante nuestro Camino de Santiago. Reconstruida pieza por pieza en 1962, su iglesia es sin duda su principal atractivo. En ese año se decidió construir el embalse que ocupa la zona en la que estaba situado el pueblo primitivo. De hecho, cuando baja la marea es posible ver asomar del agua algunos de los edificios del pueblo antiguo que ahora se encuentra sumergido. Portomarín es pequeño pero tiene lo necesario que puede necesitar un peregrino. Supermercado, restaurante, tienda, farmacia y hasta una piscina municipal que, si el tiempo acompaña, puede ser un buen aliado para el caminante. A mediodía comimos en un restaurante de los que está en la plaza, conforme estábamos de cansados tampoco pudimos buscar mucho más, bajo de un porche, muy cerca del albergue público. Hay varios juntos, todos tienen una pinta similar y creo que fue el segundo empezando a contar por el albergue. Comimos empanada y carne, muy buena por cierto. No fue la mejor comida pero estuvo muy correcta.

Portomarín – Palas es la segunda etapa más larga de Nuestro Camino de Santiago, sólo medio kilómetro menos que la etapa reina. Según el lugar que escojas para dormir en Palas harás más o menos kilómetros. En este pueblo hay dos albergues, uno de ellos está a kilómetro y medio antes de llegar. Si duermes en el pueblo tendrás que andar un poco más. Nosotros nos quedamos en el primero. Muy nuevo y de lo mejorcito que nos encontramos durante todo el viaje. El del pueblo es más pequeño y por lo que nos comentaron al día siguiente compañeros que durmieron allí bastante más antiguo.

La etapa es de las menos bonitas del recorrido. Es larga pero no tiene un perfil demasiado complicado. Desde primera hora amenazó lluvia aunque ésta nos respetó hasta llegar a Palas del Rey. En cualquier caso ese ambiente pre lluvioso hizo que la etapa transcurriera sin calor. Salimos, como cuento en el vídeo, un poco antes de las 7 de la mañana. La hora vamos a decir «oficial» para levantarse en los albergues públicos son las 6. Te puedes levantar a la hora que quieras, nunca más tarde de las 8h porque cierran, pero digamos que la mayoría se levanta a esa hora. Un poco más adelante conocimos a un grupo de paisanos que a esa hora ya llevaban casi media etapa andada.  Llegamos sobre las 12.30h, vimos que en el primer albergue no había mucha gente esperando y decidimos quedarnos allí.

Lavandera gallega

Como decía antes el perfil de la etapa no es demasiado complicado. Sólo hay dos rampas que se hacen bastante pesadas. La primera nos aborda casi acabando de digerir el desayuno. Se sale de Portomarín bajando por la calle situada justo enfrente de la puerta de la iglesia y una vez abajo se cruza un puente menos traumático para los que padecemos de vértigo que el de entrada. La subida nos la encontramos durante el primer kilómetro. Hay que esperar un rato más para llegar a la segunda que está un poco antes del ecuador de la etapa, saliendo del pueblo de Cozar.

Lo mejor de la etapa, como casi en todas, son los paisajes, aunque en esta no abunden, y sobre todo el pasear por los pueblos en los que observar como es la vida allí. Da la impresión de que, aunque circulen por su pequeña aldea cientos de personas cada día, los lugareños actúan como si nada, pendientes de sus quehaceres diarios, como esta señora  a la que encontramos lavando ropa un lavadero mientras su perro espera a que termine.

Nuestro Camino de Santiago. Etapa 3 Sarria – Portomarín (22.5 km)

Viajes

La tarde en Sarria la aprovechamos para aprovisionarnos de dos vasos de plástico y algunos utensilios de cocina que compramos en un bazar chino y de unas rodilleras y un tubo de Voltaren para tratar de calmar el dolor que estaban soportando nuestras rodillas después del esfuerzo del primer día. Hay que ver como están de preparadas las farmacias de los pueblos del Camino de Santiago. Nada más entrar, un expositor gigante nos muestra todas las modalidades de rodilleras que se pueden adquirir. El alivio físico y mental fue inmediato. La preocupación empezaba a ser cada vez más grande puesto que todavía nos quedaba mucho que andar. Afortunadamente, hubo un antes y un después de comprar las rodilleras. La mejor inversión en años.

Sarria es un pueblo grande, con mucha vida, muchos bares, comercios, farmacias aunque con un albergue público algo reducido, sólo 40 plazas. Así que hay que llegar con tiempo si queremos tener sitio. Lo albergues públicos abren a las 13h pero antes suele haber cola de gente o mejor dicho de mochilas esperando. Es conveniente saber con cuantas plazas cuenta cada albergue y una vez que lleguemos contar las mochilas que hay haciendo cola. Cada una representa a una persona con lo que si hay más mochilas que plazas ya nos podemos buscar otro alojamiento en el que pasar la noche. En cualquier caso, hay hoteles, pensiones, albergues privados incluso nos comentaron que, cuando llega mucha gente, habilitan la iglesia para poder dormir y que, además, está muy bien acondicionada para poder alojarse.

Estamos a 111 kilómetros de Santiago de Compostela con lo que muchos peregrinos salen desde este pueblo para poder ganar el jubileo y que se le otorgue la compostela. Esta circunstancia se nota en el camino. A partir de este tercer día de aventura ya nos vamos a ir encontrando a mucha más gente y el efecto del paso de los peregrinos también se va haciendo más evidente. Aunque la muchedumbre es bastante cuidadosa en general, hay zonas en las que se ven papeles y basura por el suelo. Esto, por cierto, depende mucho de los ayuntamientos o concellos por los que va pasando el Camino de Santiago. Algunos ponen bastantes papeleras y otros no.  Por cierto, un consejo para los que empiecen el camino aquí, en los albergues públicos tienen preferencia los que llegan caminando de otro pueblo con lo que será más aconsejable que busquen un alojamiento alternativo. A una familia le pasó que, después de estar esperando un buen rato a que abrieran, tuvieron que buscar otro albergue.

Camino de Santiago

Tramo de la tercera etapa de Nuestro Camino de Santiago

Salimos pronto, hoy afrontamos la etapa más larga del Camino 22.5 kilómetros. Por eso decidimos levantarnos un poco más temprano para tratar de emprender la marcha antes de las 7 de la mañana. Hay mucha niebla y el ambiente es fresco. El día va transcurriendo entre pueblos, riachuelos y  campos de maíz hasta llegar a Ferreiros donde encontramos el mojón que indica que nos quedan 100 kilómetros para llegar a Santiago de Compostela y lugar en el que es casi imprescindible hacerse una foto. Por cierto, que la piedra esta hecha un asco. La travesía se va afeando por el paso por algunas carreteras aunque luego mejora a medida que nos vamos acercando al final.

Es aconsejable guardar fuerzas porque el final es bastante exigente. Los últimos kilómetros son de bajada, muy pronunciada. Por momentos recuerda al primer día aunque en esta ocasión no es tanta distancia. Empieza a verse Portomarín que presume de lago gigante pegado a él. De hecho para llegar hay que cruzar un inmenso puente en el que el espacio para el peatón es muy limitado y la barandilla muy baja. Para los que sufrimos de vértigo una verdadera tortura. Pero ahí no acaban las dificultades. Una vez cruzado el puente nos espera una larga escalinata (más que la de Sarria) para llegar al pueblo y finalizar la tercera etapa del Camino de Santiago.